Situación actual del Béisbol Venezolano

Vivimos tiempos de crisis y esa misma ya está afectando al deporte y en especial a nuestro emblema: el béisbol.

La temporada empezó en dudas, la asistencia ha caído estrepitosamente, no tantos importados de calidad y sinceramente el nivel de juego ha bajado enormemente. Una temporada atípica a lo que nos acostumbra la LVBP y así lo reflejan los equipos, que hoy en día los tres últimos que están en la tabla de posiciones, en menos de dos semanas, despidieron a cada uno de sus manager.

¿A qué se debe esto? No es casualidad que en los Navegantes del Magallanes, Leones del Caracas y los Tigres de Aragua, los tres equipos más reconocidos en Venezuela, hayan tenido que despedir a sus pilotos por malos resultados y sobretodo por problemas con los jugadores.

Hablamos de Carlos García, Alfredo Pedrique y Eduardo Pérez, cada un de ellos experimentados en el béisbol de los Estados Unidos, ganadores en nuestro país y estrategas que saben hacer sus cosas, porque en ese puesto no van a poner a un cualquiera. Son reconocidos por ser unas personas duras, que mandan y que no tienen ningún obstáculo para decir las cosas bien claras. El día de hoy botaron a Eduardo Pérez, vigente campeón de la LVBP, ¿solo por tener una mala campaña con los Tigres, que aparte, aún están cerca de la clasficación?. No, señores. La decisión viene de arriba y de la inconformidad de varios peloteros.

Hoy en día no tienes oportunidades. Si vas mal, te despiden. No te da tiempo de hacer un proyecto a largo plazo (como lo ha hecho Bravos de Margarita con Henry Blanco) y ahí empiezan los problemas con los peloteros, que no se les esconde la lengua para abrir más la herida de cualquier equipo.

Vivimos una etapa de béisbol de malcriados. Los jugadores creen que están en los cielos. Se le acepta a aquel jugador que haya estado 5-6 años en las Grandes Ligas, pero apenas un jugador que está teniendo una “buena campaña” en en una liga invernal del Caribe, no se puede poner con su egocentrismo a la hora de salir al terreno y no firmarle el autógrafo a un niño, reclamar por todo, o conceder una simple entrevista a cualquier periodista.

Esto lo respeta la gerencia, quien no tiene la fuerza de hablarle de manera concreta al jugador y enseñarle valores. Muchos salen del fondo y su personalidad nunca sale de ella.

Pasó en el Caracas, señores. Si, una muy mala temporada para los capitalinos, pero Pedrique sale por la decisión de varios jugadores, así lo describió el mismo y como es ese dogout, estoy completamente seguro que es así. El manager trata de poner mano dura, no le salen los resultados, jugadores se quejan con la dirigencia y despedido. Meten a Yorvit Torrealba, un pelotero que fue suspendido el año pasado, se retiró, no cumplió la suspensión y ahora es el manager de los Leones. Ah, y aquel que le pega también a los árbitros. Imposible de olvidar.

Carlos García y el Magallanes es de los tres el que se puede salvar. La gerencia llegó a un acuerdo con que el “Almirante” no estaba haciendo bien las cosas y tan solo con ver los partidos de los Navegantes, sabía que no lo estaba haciendo bien. Perfecta decisión: meten a Omar Malavé y la cara del equipo cambia. Ahí están, los agarró en el último lugar y los ha ido subiendo poco a poco, de siete juegos, cinco ganados y metidos en la clasificación.

Recordemos un punto: El año pasado, La Nave pasaba por un mal momento de juego lleno de derrotas en la ronda regular. Ronny Cedeño era uno de los autores principales de estas mismas, con un slupm ofensivo y a la defensiva parecía un niño de 12 años sin saber como agarrar una pelota. En un Caracas-Magallanes en la ciudad capital, en medio del incendio, Carlos García le formó un problemón a su campoco corto, que hasta del juego lo sacó. Por suerte, ganaron ese partido. Luego, se supo que se reunió con todo el equipo y les recriminó el momento. Bueno, el Magallanes no ganó el campeonato porque los Tigres de Aragua sencillamente se lo impidieron.

A lo que voy: Los jugadores se desacostumbraron a la mano dura que deben imponer los estrategas. El béisbol es un deporte donde debes estar concentrado cada segundo de juego, porque un despiste, te puede costar un campeonato. Cada error se corrige y se aprende, pero si apenas le pongas mano dura a un jugador y este mismo suba a la gerencia, le reclame, la gerencia lo apoye a los 5-6 juegos perdidos boten la manager, eso significa que tenemos un grave problema en el béisbol.

Por eso digo: El problema actualmente está en los jugadores y en la gerencia. Los manager se suelen equivocar en el juego y casi siempre aceptan sus errores, porque tampoco es que todos son unos santos.

Sencillamente, el béisbol venezolano es de malcriados.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

Related posts

Leave a Comment

Resolver : *
4 ⁄ 2 =